martes, 28 de octubre de 2008

Evaluación De Rodilla






La rodilla es la articulación más grande del cuerpo. Es una articulación ginglimoide (bisagra modificada) y, como articulación de este tipo proporciona arcos de movilidad bastante amplios. Como el codo, los arcos de movimiento se encuentran en flexión.

La rodilla suele ser susceptible a la lesión traumática sobre todo porque es sujeta a tensión máxima, localizada como esta entre los extremos de los de dos brazos largos de palanca, tibia y fémur. Además, como no esta protegida por capas de grasa o de músculo su exposición, tanto desde el punto de vista ambiental como desde el punto de vista anatómico, contribuye a la gran frecuencia de lesiones que experimenta.

Los contornos óseos de la rodilla son prominentes y se palpan con facilidad, y el procedimiento de diagnostico es mucho mas fácil con esta articulación que con las otras.

En anatomía, la rodilla es una articulación sinovial o diartrosis, compuesta debido a que conecta el fémur y la tibia en una una articulación bicondilea y el fémur y la rotula en un articulación trocoide o en silla de montar. Es una articulación uniaxial (hace movimiento de flexo extensión en un eje latero-lateral) pero posee una rotación conjunta en el momento en que la rodilla esta llegando a su máxima extensión. En los humanos es vulnerable a lesiones graves y al desarrollo de artrosis, ya que las extremidades inferiores soportan casi todo el peso del cuerpo.

Anatómicamente hablando la rodilla es una articulación compleja del miembro inferior, une el muslo con la pierna y se puede dividir a su vez en dos articulaciones, aunque funcionalmente es una, la articulación femoromeniscal (proximal) y menisco tibial (distal).Forman parte de esta articulación los huesos: fémur, rótula y tibia. La articulación proximal es del tipo tróclea y la distal trocoide, en conjunto forman una tróclea, aunque la articulación se lleve a cabo mediante dos condilos (condilo femoral interno y condilo femoral externo).Cuenta con un menisco interno (con forma de C) y otro externo (con forma de O), una cápsula articular, una membrana sinovial y numerosos elementos de refuerzo.

Movimientos

La rodilla permite los siguientes movimientos: flexión, extensión, bloqueo, desbloqueo, y una ligera rotación. Los ligamentos y meniscos, junto con los músculos que atraviesan la articulación, impiden el movimiento más allá de lo que permite el rango de movimiento de la rodilla.







Meniscos

Son fibrocartílagos en número de dos avascularizados y conexión nerviosa, por lo que al lesionarse no se siente dolor agudo pero si molestia en la zona. Están dispuestos entre la tibia y el fémur y hacen de nexo entre estos pues las cavidades glenoidales de la tibia son poco cóncavas mientras los cóndilos femorales presentan una convexidad más acentuada, también son encargados de agregar estabilidad articular al controlar los deslizamientos laterales de los cóndilos y de transmitir uniformemente el peso corporal a la tibia. Los meniscos disminuyen su grosor de fuera a dentro, el exterior tiene forma de "O" y el interno de "C" o "media luna".La cara superior de estos es cóncava y la inferior plana. Se adhieren a la cápsula por su circunferencia externa mientras la interna queda libre. Ambos meniscos quedan unidos entre sí por el ligamento yugal.

Configuración ósea de la rodilla

• La rodilla es la unión entre el fémur, la tibia y la rotula.
• El fémur y la tibia soporta el peso corporal, mantienen alineado los huesos.
• Fémur y tibia conectados por ligamentos.
• Rótula misión atípica, a modo de polea sobre la que se apoyan los tendones y cuadricipitales y rotuliano.
• Los condilos femorales ruedan sobre la superficie casi plana de los platillos tibiales.
• La superficie de estos tres huesos, se encuentra recubierta de cartílago que ayuda a amortiguar los huesos.

Miología de la rodilla

• Anterior: Se encargan de la extensión de la rodilla. Son:

• Sartorio: "músculos satélite de la arteria", ya que siempre va encima
De la arteria femoral. va de la EIAS hacia la parte superior de la
Superficie medial de la tibia.
• Tensor de la fascia lata: Anterolateral, sus fibras más superficiales se insertan en la fascia lata (que posee en lateral un engrosamiento del TC llamado tracto iliotibial que va de la cresta iliaca en el tubérculo al tubérculo tibial anterolateral, tiene función de estabilizador dinámico cuando hay fuerza en varo en la rodilla), va de la EIAS al tracto iliotibial.
• Cuádriceps femoral: posee 4 cabezas distintas: Recto femoral, vasto
Lateral, intermedio y medial. La primera nombrada va de la EIAI al
Tendón cuadricipital alargándose al ligamento rotuliano, por lo que es
Flexor de la cadera y extensor de la rodilla. Los vastos se insertan
En el fémur por lo que no flexionan la cadera. La inserción común es
En un tendón cuadricipital que llega a la tuberosidad tibial (por
Medio del ligamento Rotuliano), sin embargo, hay fibras que se
Insertan por anterior, medial y lateral de la rodilla.

Posterior: Músculos iliotibiales. Flexionan la rodilla:

• Bíceps femoral: Va por "lateral", este músculo se inserta a distal en
La cabeza de la fíbula por lateral y hacia proximal en la tuberosidad
Isquiática (cabeza larga) y en la línea áspera por superior (cabeza
Corta). Este músculo "tira" la fíbula hacia arriba.
• Semimembranoso: Envuelve al semitendinoso y se inserta en la cara
Posteromedial de la tibia ayudando en la cápsula genicular, incluso
Formando el ligamento oblicuo por posterior.
• Semitendinoso: Va de la tuberosidad isquiática hacia la superficie
Medial de la parte superior de la tibia (pata de ganso).

Medios de unión

Piezas óseas mantenidas en contacto por:

• Cápsula fibrosa.
• Ligamentos.

Cápsula Fibrosa:

Inserción anterior:
º Bajo la rótula: Borde inferior cara inf. Rótula.
º Sobre la rótula: Entre borde PS de la tróclea (↑), y base de la rótula (↓).

Inserción lateral:
º Inserción femoral: Lat. A la extremidad sup. Tróclea → borde post. De epicóndilos.
º Inserción tibial: 4-5 mm bajo revestimiento cartilaginoso de la carilla art. Sup.

Inserción posterior:
º Inserción femoral: 1 cm. ↑ del revestimiento cartilaginoso. ( se confunde con la inserción femoral de los lig. cruzados.
º Inserción tibial: Parte post. Y borde med. De las superficies de la carilla art.











Ligamentos

Ligamentos anteriores:
º Ligamento rotuliano: Une vértice de la rótula con tuberosidad de la tibia.
º Retináculo rotuliano lateral y medial: Expansiones de los músc. Vastos lat. Y med.

Ligamentos posteriores:
º Ligamento poplíteo oblicuo: corresponde al tendón recurrente del músc. Semimembranoso.
º Ligamento poplíteo arcuato.

Ligamentos laterales:
º LLI: Desde cóndilo medial hasta la tibia ligeramente oblicuo adelante y hacia abajo.
º LLE: Atrás en el cóndilo hasta parte ant. y lat. de la cabeza del peroné.

Ligamentos cruzados:
º LCA: Bajo área intercondílea ant., delante del tubérculo intercondíleo med. Y med. Al cuerno ant. Del menisco lat.
º LCP: Tras eminencia intercondílea de la tibia hasta la cara lat. Del cóndilo med. Del fémur.

Pruebas de la sensibilidad

Los nervios que se originan en las porciones lumbar y sacra de la columna vertebral proporcionan la sensibilidad a la piel que cubre a la rodilla y a las zonas circundantes. Las zonas abastecidas por cada nivel neurológico particular hacen que definan bandas amplias, o dermatomas que cubren ciertas regiones de la piel.

Los dermatomas sensitivos de la región de la rodilla:
L4
L3
L2
S2

Pruebas de los reflejos

Reflejo rotuliano:

Reflejo tendinoso y profundo, mediado por los nervios que nacen en los niveles neurológicos L2, L3, L4.

• El enfermo se sienta en el borde de la mesa de exploraciones con piernas colgando.
• Sentado en una silla con una pierna cruzada sobre la otra.
• Enfermo encamado: sostenga su rodilla en unos cuantos grados de flexión.
• En esta posición el tendón infrarrotuliano se estira y prepara.
• Se palpa la depresión de tejidos blandos.
• Se desencadena el reflejo con un golpecito en el tendón, a nivel de la articulación de la rodilla (Martillo), con movimiento corto y preciso.
• Reflejo normal, aumentado, disminuido o ausente.
Evaluaciones Especiales

• Prueba de Mcmurray.
• Pruebas de Apley.

Prueba de Mcmurray

Objetivo: valorará la afectación de meniscos y regiones parameniscales.
Posición del paciente: Decúbito supino.
Posición del examinador.
Ejecución.

Durante la extensión de rodilla el menisco desgarrado puede producir un chasquido palpable o audible en la región de la línea articular. El dolor producido en la palpación de la línea articular a ambos lados sugiere la posibilidad de desgarro de menisco. Los desgarros de la parte posterior de los meniscos son difíciles de identificar, y la prueba de Mcmurray se desarrolló originalmente para ayudar en este diagnostico difícil.

Prueba de Apley

Objetivo: valorará la afectación de meniscos y regiones parameniscales.
Posición del paciente: Decúbito prono, con la rodilla en flexión de 90º.
Posición del examinador.
Ejecución.

Se trata de otro procedimiento que tiene por objeto ayudar en el diagnostico del desgarro de menisco.